Blog

Convertirse en un Placemaker Permacultural II

La capacidad de construir  comunidad a través del desperdicio y de los proyectos de reciclaje.

No ha pasado tanto tiempo desde que el ser humano cultivaba y recolectaba sus propias frutas y vegetales, en aquel tiempo se podía abastecer a toda una familia sin tener que abrir ni un sólo envoltorio, o paquete. Era el tiempo en el que una persona era capaz de valorar la ropa que tenía y llevaba puesta, los bienes muebles y eléctricos eran diseñados para que tuvieran una larga vida. Pues en la cultura de nuestros ancestros, abuelos y bisabuelos era bien sabido que ciertas cosas eran, cuanto menos, difíciles de obtener, y a menudo, costosas de repara. Había un valor añadido a los objetos que estaba en relación directa con el esfuerzo propio por mantener ese recurso o bien utilitario, ya fuera una bicicleta, como un pantalón, o el vehículo familiar.

Sin embargo, hoy en día, es más común deshacerse de las cosas que no funcionan, antes que pensar en repararlas, reciclarlas o reusarlas. No obstante, en este blog, no vamos a centrar nuestra atención en aquello que “debiera de” cambiarse, sino en lo que ya está cambiando, y es una realidad incipiente, alrededor del mundo, la capacidad de las comunidades de adaptarse al cambio y transformarse en comunidades, sí, ¡ese es el término! ¡¡tan manido y usado!! ¿lo estás pensando? comunidades resilientes.

Adjunto una bellísima fotografía de una piscina natural en la comunidad Valenciana, en Alicante, en el río Algar, ¿que tal si estos conceptos como valor, utilidad, esfuerzo, cuidado, los trasladamos, en lugar de a un objeto, un coche, una televisión…a Valencia como Bio-región? ¿Has pensado alguna vez en la idea de Capital Natural?. ¿Eres consciente de lo que costaría como comunidad abastecer a la población que habita en términos ecosistémicos una región? ¿Podría eso ser escalable a la economía financiera de un país? En realidad no hay seguro posible gestionado por la economía o capital que pueda o sea capaz de asumir el riesgo de los servicios que nos presta la naturaleza, en ningún país nación o Estado. Por eso cuando hay una catástrofe natural, la vida social y no sólo la ecosistémica colapsa. Porqué en realidad, formamos parte de ese ecosistema.

Por lo tanto, ¿no es de sentido común pensar en términos Bioregionales antes que en cualquier tipo de identidad cultural, como seres humanos? Empezar a comprender porqué hemos de reducir los materiales de un sólo uso , incrementar el reciclaje y reusar la variedad de bienes de que disponemos como comunidad, al mismo tiempo que se desarrollan propuestas que sean capaces de apoyar estos procesos desde la vida comunitaria, ayudarán también a reducir la generación de residuos. Incluso a saber cómo devolver a la naturaleza los que pueden hacerlo, como son los orgánicos. O a no fomentar el uso de los que no pueden devolverse a ella. Estos procesos no sólo son urbanos, van de lo general a lo particular, de escala regional a las comunidades rurales más alejadas de la ciudad. Cualquier persona puede empezar, como hemos visto, por reducir el numero de plástico, incluso a cero. Se trata de procesos de cambios de hábito y de consumo que no suceden de un día para otro, pero que sin embargo son muy influyentes en la vida cotidiana de familia y amigos. Producir poco residuo, como demostraron nuestros antepasados, es posible. Dar soporte a estas iniciativas y visibilizar las es uno de nuestros objetivos, como consultoras y ciudadanas, nos permite trazar como objetivos a conocer e identificar, no sólo la innovación industrial sino a:

  • Comunidades libres de bolsas de plástico
  • Repair Cafes
  • Comunidades cívicas de venta en almacén y garages sobre reusadot
  • Comunidades que compartan bienes a través del préstamo
  • Compostaje , jardines comunitarios, granjas urbanas
  • Espacios para compartir, semillas, plantas, productos con la comunidad
  • Grupos comunitarios que sean agentes que llevan a cabo prácticas para reducir nuestra basura.
  • Iniciativas que fomenten la limpieza de espacios verdes y espacios públicos

Estas actividades, cualquiera de ellas que sean llevadas a cabo en toda nuestra ciudad como en toda la bio-región, que ayuden a decrecer en el consumo de plásticos y residuos de gran impacto medioambiental, todas ellas, nos interesan. Y sobre todo nos interesa hablar de ellas, de como desarrollan sus procesos de cambio, como se proponen y los llevan a cabo. ¿te animas a construir comunidad y a compartirla en nuestro blog?

Deja un comentario